viernes, 18 de marzo de 2011

Simplemente felicidad

Últimamente he tenido la fortuna de experimentar algo muy curioso... De repente sin saber por qué comienzo a sentir un increíble y agradable sentimiento que me motiva a sonreir sin motivo aparente. Algunas ocasiones relaciono esta pequeña señal de felicidad con alguna expresión de majestuosidad de la Naturaleza... el vuelo de un ave, una nube que va cambiando de forma, una mariposa saliendo de su capullo, un pequeño insecto que camina apresuradamente, etc; otras veces la sonrisa la provoca algún recuerdo... un tropiezo al caminar por la calle, algun chiste mal contado, un abrazo de un ser querido, aquel beso robado, inclusive algún momento triste puede sacarme esa sonrisa.


Es entonces cuando comprendo aquel enunciado que dice que la felicidad no es un destino, sino la suma de aquellos momentos que recorres para llegar. Algo muy parecido a la definición de Éxito. Quizá por eso estas dos ideas van de la mano. Una persona exitosa es feliz, y una persona feliz... es exitosa!


Pero lo que me intriga un poco mas respecto a eso de la sonrisa que surge repentinamente es aquella que sale de mi cuando a mi mente viene el recuerdo de una persona... una persona que aún ni siquiera conozco personalmente... pero que a pesar de eso es capaz de hacerme sentir ese cosquilleo en la boca del estómago... que inclusive puede hacerme sentir intimidado con su mirada... que, es más, me ha motivado a hacer cambios radicales en mi vida! 

Es increible como, justo en este momento que escribo, la sonrisa aparece con tan solo recordarla... y como los nervios parecen traicionarme... las ideas en mi cabeza dejan de tener sentido y mi corazón pareciera salirse de mi pecho. 

Ya sé que quién lea esto, pensara que estoy hablando del amor. Pero a pesar de todo, yo no me atrevo a decir que lo que siento es amor. Esa es una palabra muy fuerte, con un significado, para mi, muy profundo... quizá sea una pequeña manifestacion de ese sentimiento, pero aún no me gustaria calificarlo como tal... ya sé que suena cursi, pero ¿¡que mas da!?

Lo que si me atrevo a decir es que gracias a esos pequeños momentos, en los que mi mente recuerda esa hermosa mirada, es que mis dias siempre tienen instantes de, simplemente, felicidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada